Seleccionar página

El veto del presidente de EE.UU., Donald Trump, para restringir el ingreso de ciudadanos de Corea del Norte y funcionarios de Venezuela entró en vigor este miércoles, mientras que los nacionales de los seis países de mayoría musulmana afectados pudieron seguir entrando sin obstáculos.

En las últimas horas, Trump recibió dos golpes judiciales en contra de su tercer veto migratorio, proclamado el 24 de septiembre y que impide de manera indefinida la entrada a Estados Unidos de ciudadanos de ocho países: Irán, Libia, Siria, Yemen, Somalia, Chad, Corea del Norte y Venezuela.

Bloquean de manera temporal el veto migratorio de Trump

Dos jueces -primero uno de Hawái y, luego, uno de Maryland- bloquearon de manera temporal el veto migratorio de Trump al considerar que podría dirigirse contra una minoría religiosa y, por tanto, violar la Primera Enmienda de la Constitución, que protege la libertad de culto.

En un fallo emitido el martes por la noche, el juez de Maryland, Theodore D. Chuang, consideró que las declaraciones que Trump hizo en Twitter y durante la campaña de 2016 pueden ser prueba de que, en realidad, el mandatario busca crear un “veto musulmán”.

El fallo no aplica para Corea del Norte o Venezuela

En ningún caso, los fallos de los jueces afectan a Corea del Norte o Venezuela, países donde viven muy pocos musulmanes y donde, por tanto, no puede probarse que el presidente busca discriminar a los miembros de esa religión, el argumento usado para las otras seis naciones.

Según el juez de Maryland, el veto de Trump impedirá la entrada de “menos de 100 personas” desde Corea del Norte, donde los viajes a Estados Unidos están bloqueados, y desde Venezuela, donde las restricciones no se aplican a toda la población, sino a algunos funcionarios y su “familia inmediata”.

En concreto, quedan sancionados los funcionarios de Venezuela encargados de proporcionar a EE.UU. información sobre la identidad de los venezolanos que ingresan a su territorio, es decir, los trabajadores del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería, entre otras instituciones.

El Gobierno de Trump sostiene que Venezuela se niega a “compartir adecuadamente” información sobre sus ciudadanos y, por ello, ha decidido restringir la entrada de los funcionarios encargados de esa labor con el fin de presionar al Ejecutivo Venezolano a mejorar su intercambio de información con EE.UU.

La mayoría de los venezolanos no sufrirán esos impedimentos, aunque, a partir de este miércoles, los que estén en Estados Unidos con un visado podrán ser sujetos a “medidas adicionales apropiadas” para garantizar que su información está actualizada y en regla.

Fuente » elcooperante.com



Uruguay habilitado para participar en lotería de visas de EE.UU